ELI Y SU MILAGRO DE AMOR

Eli Silva llegó a Soles en el 2012, con un diagnóstico de cáncer de huesos, hoy vive feliz en su ciudad, recordando esa etapa de su vida con mucho agradecimiento y amor.

Eli tiene 19 años, llegó a Soles cuando tenía 14, una edad en la cual ya tenemos conciencia sobre las circunstancias y las cosas que suceden. La pre adolescencia, es la etapa del desarrollo de la niñez a la adolescencia y descubrir la enfermedad durante ese período, no fue fácil.
Con una gran dulzura, Eli nos cuenta su paso por SOLES

¿Recordás cuando llegaste a Soles?
- En agosto del año 2012, llegué a Soles, con un diagnóstico de cáncer en los huesos. No conocía a nadie, no tenía ganas de hablar con nadie. Poco a poco se fueron presentando los voluntarios, yo no entendía del tratamiento, y los voluntarios me iban ayudando, cada vez que me sentía mal ellos me escucharon, siempre estaban conmigo. Ellos me ayudaban, jugábamos, hablábamos, te olvidabas de lo malo.

¿Cuánto tiempo estuviste en la Casita?
- Estuve todo un año completo, el tratamiento era por períodos, pero no podía volver a mi casa. Estuve con mi mamá y mi hermana.

Eli celebró sus 15 años en Soles, y también cumplió uno de sus sueños: conocer a Axel, su cantante favorito. Ella dice que “Soles fue lo mejor que le pasó en la vida”, destacando lo positivo de un proceso difícil.
Actualmente vive en Las Perdices, con sus papas y cuatro de sus hermanos, en su tiempo libre le gusta dibujar y escuchar música. Tiene muchos amigos, en su ciudad natal, en Córdoba Capital y algunos de otras provincias, que pudo conocer en su paso por Soles.

Por último, le pedimos un mensaje para quienes estén transitando la enfermedad
- Les diría que nunca bajen los brazos, que siempre hay gente alrededor que no te va a dejar solo
Ella es uno de los ejemplos de lucha y perseverancia, y nos enseña cómo convertir un mal momento, en uno de los mejores de la vida, cuando tenés gente a tu lado que te acompaña a superarlo.

¡Gracias hermosa Eli!